Cuando vimos por primera vez HoloLens nos trasladamos, por unos minutos, hacia el futuro prometido de la realidad aumentada. Todos los esquemas se rompieron y otros muchos proyectos de diferentes compañías se quedaron en pañales de un plumazo.

En el primer vistazo no supimos muy bien qué eres ni cómo funcionaba pero sí estuvimos seguro de sus miles de aplicaciones que aun estaban por descubrir. Pero este tipo de tecnología, como cualquier otra, tiene que pasar la prueba definitiva: su rendimiento en el día a día. Y es aquí donde HoloLens ha demostrado su fortaleza.

Mercedes-Benz y HoloLens

Como dije anteriormente, las aplicaciones estaban por descubrir, pero en Mercedes-Benz ya ha hecho este trabajo y pueden usar HoloLens en prácticamente todos los departamentos de la multinacional del automóvil.

HoloLens en el departamento comercial

A algunos trabajadores del sector comercial se les encendió pronto la bombilla: “Solo necesitamos un coche de cada modelo en el concesionario”. Y es que hay pocas cosas más complejas en esta vida que configurar un coche a tu gusto. Es complicado imaginarse tu coche configurado prácticamente a la carta con el modelo que tengan en el concesionario. Tapicería, llantas, color, equipamiento extra, volante,… Decenas de parámetros que casi seguro no coincidirán ni de lejos con el modelo que tienen en el concesionario.

Esto obligaba a las casas a tener un cierto stock in situ para poder hacernos siquiera una ligera idea. Con HoloLens esto se terminó. Un coche de cada modelo y con el cacharro puesto en la cabeza no hará falta imaginarse nada. Esto quizá anime a experimentar a los más puristas del diseño que no se atrevían con las apariencias más arriesgadas por correr el riesgo de terminar odiando su nuevo y flamante coche.

Y en el técnico

En el departamento técnico y mecánico también lo han aplicado. En su caso para la visualización de componentes modelados en tres dimensiones. Es realmente complejo imaginarse cada pieza dentro de un motor, una caja de cambios, sistema de frenado, de transmisión,… pero con HoloLens en dos clicks virtuales tienen la figura 3D funcionando delante de sus narices. Literalmente.

El bueno de Bauch (foto de arriba), uno de los responsables que está enseñando esta tecnología a sus compañeros, afirma que se lleva el dispositivo a casa. Incluso cocina con el dispositivo puesto -no lo intenten en sus casas- o ve la tele mientras realiza tareas.

El salto de tener que relacionaros con una pantalla en el caso de los smartphones y tablets, o con un teclado y un ratón en el caso de los ordenadores, es sin duda alguna un hándicap. ¿Cuántos de nosotros hemos pasado tardes enteras enseñando a familiares el uso de un smartphone? Esta barrera se elimina completamente en HoloLens al interactuar directamente con nuestras manos sobre “objetos virtuales”.

Este es tan solo un ejemplo de cómo HoloLens puede llevar a una empresa al siguiente nivel. Con una inversión bastante baja en relación con el tamaño de la compañía, podrán ahorrarse unos cuantos euros en muchos aspectos del desarrollo, de la venta y de la postventa de un automóvil.