La gama Blade de Razer pasa por quirófano y se renueva completamente con mejoras sustanciales, sobre todo en su autonomía. Pero entremos en materia de este fantástico portátil para los jugadores más puristas que quieran contar con un plus de movilidad en sus estaciones de juego.

Razer monta un procesador i7-4720HQ a 2.6GHz firmado por Intel con cuatro núcleos que acompaña con 16GB de memoria RAM, doblando así a su antecesor. El almacenamiento corre a cargo de un disco SSD con opciones de 128, 320 y 512GB. En el apartado de conectividad, nos encontramos con 3 puertos USB 3.0, conector HDMI y la clavija para conectar nuestro auriculares y micrófono estilo minijack de 3.5mm.

razer blade

La pantalla es otro de sus grandes pilares junto con su tarjeta gráfica, nos encontramos con un panel de 14″ y una resolución 3.200 x 1.800 píxeles con tecnología IGZO; en cuanto a la gráfica nos encontramos una NVIDIA GeForce 970M con arquitectura Maxwell y con 3GB que junto con la tecnología Optimus, cambia automáticamente la utilización de la gráfica integrada en el procesador y la Nvidia.

Otras características que debemos destacar son el teclado retroiluminado, una cámara de 2MP y como no, un precio de 2.199 dólares estadounidenses para la versión tope de gama. Tenemos también una versión más light con una pantalla FullHD no táctil, 8GB de RAM y un SSD de 256GB que arranca a un precio de 2.000 dólares. Personalmente pienso que puestos a gastarnos 2.000 dólares de los grandes en un PC, quizás añadir otros 200 no nos supone gran desembolso por unas prestaciones mucho más potentes.

Vía | Engadget

Fuente | Razer

6 Comentarios

Comments are closed.