Microsoft nos dejaba a todos con la boca abierta hace algo más de un año, concretamente el 21 de enero de 2015 presentaban las Microsoft HoloLens. Con este nuevo dispositivo, los de Redmond daban un golpe sobre la mesa en el campo de la realidad virtual al utilizar Windows 10 como sistema operativo y el entorno real como soporte para las aplicaciones, en lugar de utilizar un entorno simulado como hacían las Oculus Rift.

Ahora, BigScreen quiere conseguir un resultado similar a la idea de Microsoft aunque utilizando productos más asequibles y que se encuentran o se encontrarán disponibles próximamente para el público general como son las Oculus Rift y las HTC Vive, que verán la luz el mes de abril y, próximamente, darán soporte a la Samsung Gear VR.

Entorno de BigScreen en las Oculus Rift

La idea de la empresa californiana consiste en integrar la versión de escritorio de Windows 10 dentro de un entorno virtual en el que el apartado social cobre una gran importancia. En su web presumen de simular un escritorio de hasta 6 metros de diagonal dentro del entorno, en el que se pueden hacer tareas simultáneas como ver una película mientras jugamos en el “ordenador”, por ejemplo.

Como hemos mencionado, tus amigos pueden participar dentro del entorno de forma online ya que posibilita simular su presencia mediante avatares personalizados, así como compartir sus escritorios dentro del mundo y ver una película todos juntos. Para hacerlo más real, cuenta con un chat de audio con sonido tridimensional.

Comments are closed.