Microsoft no para de trabajar en su software anti-malware, Windows Defender, mejorando características y convirtiéndolo en una opción cómoda y a la vez indispensable para mantener seguros nuestros equipos; al parecer, han estado trabajando entre bastidores para traernos una función muy interesante que reforzará la seguridad del sistema: el modo sandbox.

Característica en fase de pruebas

Esta función está siendo testeada gradualmente a los Insiders, pero puede ser activada de manera forzada mediante un comando y reiniciar el ordenador posteriormente; el comando en cuestión es este: setx /M MP_FORCE_USE_SANDBOX 1

Según cuenta la compañía, introducir esta característica en Windows Defender ha supuesto una tarea compleja, y requiere trabajo para que funcione correctamente, por lo que el feedback resulta crucial a la hora de perfeccionar dicha herramienta.

Estos modos de sandbox resultan una opción muy interesante a la hora de protegernos del malware, puesto que aisla a este del resto del sistema, haciendo imposible (o muy difícil al menos) la infección. Ya existía software de terceros que implementaban esta opción, pero siempre es de agradecer que dichas funciones estén integradas en el sistema.