Si ayer os enseñábamos las primeras imágenes de la patente del dispositivo plegable de Microsoft, hoy conocemos con un poco más de detalle cómo funcionará la que podría ser la próxima innovación de la gama de productos Surface. Este concepto de tablet, similar a lo que conocimos hace unos años como Courier, sacaría todo el partido del dinamismo proporcionado por CShell en Windows 10.

Las nuevas imágenes de la patente nos muestran con más detalle cómo funcionará el sistema de bisagras para doblar el dispositivo y la configuración de imanes que se utilizarán para mantener las diferentes posiciones del producto. Además, vemos otros detalles como el funcionamiento de la pantalla y referencias a la hora de incluir puertos que aumenten la conectividad del dispositivo.

Con pantalla sobre la bisagra, sin zonas muertas

Microsoft está trabajando en diferentes métodos para mantener una pantalla continua sobre la bisagra que doblará el dispositivo, buscando no dejar zonas muertas que no aprovechen toda la superficie del producto. Como vemos, la idea es utilizar dos paneles OLED, uno para cada mitad de la pantalla plegable.

Según Zac Bowden, de Windows Central, este dispositivo Surface plegable será capaz de reconocer múltiples posiciones, incluyendo una posición plana, un modo de tienda de campaña y el clásico modo portátil. El sistema operativo proporcionará al usuario distintas experiencias en función del ángulo de la pantalla.

Al parecer, el dispositivo estaría pensado para sacar el máximo partido de Windows Ink, con integración completa de OneNote y teniendo la mente puesta en experiencias colaborativas. Sin duda, podríamos estar ante el dispositivo ideal para el sector educativo. La patente muestra algunos casos de uso, pudiendo utilizarlo incluso como despertador cuando no lo utilicemos por la noche.

Microsoft demuestra estar esforzándose para hacer que este dispositivo llegue a ver la luz antes o después. Por el momento, seguiremos conociendo el futuro de esta Surface plegable a través de las patentes mientras el equipo de Panos Panay sigue trabajando en sus laboratorios intentando evitar las filtraciones.