La posibilidad de jugar a juegos nativos de Xbox en PC ha sido un sueño de muchos desde hace bastante tiempo, incluso desde la época de Xbox 360 (si no de la primera) y es que muchos nunca entendimos más allá de lo obvio de los negocios por qué esta posibilidad no estaba implementada.

Juego de Xbox en PC

Hoy, gracias a Thurrott.com podemos ver que cada vez hay más evidencias que apuntan a lo sugerido en el párrafo superior.

Como podemos ver, en la última actualización del DirectX de Microsoft para los futuros juegos de la compañía encontramos pesquisas que apuntan a que los de Redmond están preparando una migración completa de los juegos de Xbox One a Windows gracias a las nuevas mejoras de PowerShell de Windows 10.

Todo viene de las recientes muestras gratuitas de State of Decay 2 de la que os hablamos hace poco aquí en las versiones Insider 18334 y posteriores, ya que cuando descargamos el juego, en lugar de descargarse desde el servidor de Microsoft Store como el resto de juegos PlayAnywhere (serverdl.microsoft.com), se descarga desde asset1.xboxlive.com.

Además de esto, cuando se termina de descargar el juego, se recibe un mensaje de instalación de DirectX clásico sin sandbox y no basada en las dependencias de DirectX del directorio del sistema instalado en Windows 10.

Esto junto con la reciente aparición de la aplicación “Gaming Service” de Xbox, se podrían tratar como claras evidencias de que Microsoft está planeando fusionar las plataformas de Xbox y Windows bajo el mismo servicio.

¿En qué posición dejaría esto a Xbox?

Que Xbox One (bueno, las consolas de esta generación) son ordenadores cerrados y capados no admite duda. Microsoft es consciente de que en esta generación ha perdido la batalla por venta de consolas frente a Sony y asumo que por ello quiere realizar este movimiento.

Xbox One quedaría para aquella gente que no tenga el dinero suficiente (o no quiera gastarlo pese a tenerlo) en un PC de gama alta capaz de mover los últimos títulos lanzados o que, símplemente, prefiere una consola para jugar antes que un PC.