Parece que la odisea con la actualización de octubre todavía no ha acabado. Pese a que Microsoft la volvió a lanzar hace unos días con los problemas ya solucionados (en teoría), hoy podemos ver cómo los de Redmond se han visto obligados a bloquear dicha actualización en algunos dispositivos y no por culpa suya.

Problemas de audio entre Intel y Microsoft

Según podemos ver en el documento de soporte de Microsoft que se va actualizando poco a poco, Intel ha lanzado las versiones del driver de gráficos 24.20.100.6344 y 24.20.100.6345 que accidentalmente activa características que no son compatibles con la actualización de octubre de Windows 10.

Los problemas con los que se encuentran los usuarios que tengan dichas versiones del controlador de la gráfica integrada de Intel es que el audio de un monitor o TV conectado mediante HDMI, USB-C o DisplayPort no funciona correctamente.

Microsoft de momento sigue investigando el origen del problema y trabajando con Intel para ofrecer una solución, pero ya ha asegurado que en pocos días lanzará un parche que deshabilitará las características de Intel que no son compatibles con Windows 10 para solventar el problema.