Ayer AMD presentó su nueva arquitectura que llevará el nombre (como ya todos sabíamos) de Zen 2 y que servirá para sustituir a los actuales Zen+.

Zen 2 será la base sobre la que se asentarán todos los procesadores que el gigante presente en el futuro, esto es, los siguientes Ryzen, los Ryzen Pro para el mercado profesional, los próximos Threadripper y los EPYC para servidores y datacenter.

Llegan los 7 nm

Como ya se venía rumoreando, AMD presentó la primera de las novedades de su próxima arquitectura: el proceso de fabricación de 7 nanómetros para la primera plataforma x86 que nos llegará. Esto es un duro golpe para Intel el cual, como ya sabemos desde hace tiempo, se halla encasillado en los 14 nm sin poder dar el paso a los 10 nm.

Esta tecnología ofrecerá el doble de transistores que el proceso de 14 nm de los Zen originales por ejemplo y que sigue utilizando Intel. Esto posibilitará que con el mismo consumo energético, el rendimiento de Zen 2 se incrementará, según las palabras vertidas ayer, en un 25% respecto a Zen+, lo cual son unos números bastante optimistas a mi parecer que de cumplirse, podrían ser un logro total.

Además de esto, Zen 2 duplicará las unidades de ejecución y las rutas de datos, que pasan a ser de 256 bits, al igual que hizo Intel para por ejemplo las instrucciones AVX2 (en Zen se utilizan rutas de datos de 128 bits).

Diseño multichip mejorado y más seguro

El diseño multichip de Zen se sigue manteniendo, aunque en vez de que cada matriz contenga CPU y controladeres de memoria, esta nueva arquitectura divide dichas funciones. Habrá un módulo de 14 nm con 8 controladores de memoria, 8 puertos Infinity Fabric y líneas PCie y después lo que AMD denominó “chiplets” de 7nm en los que se contienen sólo la CPU e Infinity Fabric.

AMD aseguró que utilizando este diseño, se ofrece ese doble rendimiento con el mismo consumo de energía al darle un mayor número de instrucciones por ciclo. Además, se solventa uno de los principales problemas de Zen: las latencias en las memorias y su disparidad que hacía que el “diálogo” entre los diferentes chips unidos por Inifinity Fabric no fuera todo lo fluido (y estable) que debía ser.

Además del aumento de rendimiento, AMD, al igual que Intel, se ha centrado en bloquear las amenazas de las variantes de Spectre mediante protección nativa mediante hardware.

Hoja de ruta

AMD ayer también informó acerca de la hoja de ruta en sus próximos chips: Zen 2 llegará en 2019 puesto que ya está en fase de muestra. Zen 3 utilizará una versión mejorada del mismo proceso de 7 nm (una especie de Zen 2+ quizás) y tiene prevista su llegada para 2020. Zen 4 todavía está en etapa de diseño y utilizará procesos más avanzados.

A falta de saber precios, Zen 2 me ha gustado bastante sobre el papel. Ryzen fue todo un acierto y ofrece un rendimiento muy bueno a un precio bastante competitivo teniendo en cuenta lo que ofrece Intel (y, sobre todo, al precio que lo ofrece) con la salverdad de los problemas que todos conocemos. La competencia siempre es buena y espero de verdad que con estos Zen 2, AMD vuelva a ser una competencia real para Intel (más de lo que lo es ya).