Intel presentó ayer por la tarde hora española sus procesadores de novena generación Intel Core que vienen a remplazar a los actuales de la serie 8000 pero que suponen algo más que un aumento de frecuencias.

Ya en la generación actual (la octava) vimos como AMD puso las pilas a Microsoft y los “obligó” a realizar algún que otro cambio en sus procesadores más allá de aumentar frecuencias como venía ocurriendo en los últimos años con los “refritos”. Los Core i3 pasaron a tener 4 núcleos físicos, los i5 saltaron hasta los 6 núcleos y los i7 llegaron a tener 12 hilos de procesamiento.

Un i7 extraño en la familia

Lo que presentaron ayer fue lo que ya se venía hablando desde hacía meses: el nuevo Core i5 9600k que viene a ser una sustitución directa del actual 8600K con 6 núcleos y 6 hilos (por lo tanto, sin HyperThreading) pero con unas frecuencias de trabajo algo más altas con una base de 3.7 Ghz y de hasta 4.6 Ghz en 1 núcleo con el Boost activado y un TDP de 95W, como todos los demás. El precio para este procesador es de 262$, lo que significa que a España deberían llegar a unos 300-320€ más o menos.

Con los procesadores por encima de este i5 han hecho una cosa rara que también ya se sabía de hacía tiempo: el Intel Core i7 9700K carece de HyperThreading. Contamos con un chip de 8 núcleos y 8 hilos de procesamiento, con lo que gana 2 núcleos físicos pero pierde 4 hilos de procesamiento respecto al 8700K aunque sus frecuencias de trabajo también son más altas: 3.6 GHz de base pero hasta 4.9 GHz en modo turbo. Lo que han hecho es sacar lo que debería ser el i5 de esta nueva generación (aumentando núcleos) y renombrándolo a i7 para dar cabida al i9 del que ahora os hablaré en el mercado doméstico y sacarlo de esa gama entusiasta y cara en la que estaban los anteriores i9. Llegará a un precio de 374$ lo que en España serán unos 400-450€.

Finalmente llegamos al buque insignia. El que ellos mismos llaman “el mejor procesador para juegos del mundo”. Se trata del Intel Core i9 9900K con 8 núcleos y 16 hilos que trabaja a una frecuencia base de 3.6 GHz pero que puede llegar hasta los 5 GHz en su modo turbo y que cuenta con 15 MB de caché. A este grandullón le han puesto un precio de 488$, así que estad preparados para desembolsar desde 550€ hasta 600€ por él cuando llegue a España.

Funcionarán en las placas de la generación actual

El “consuelo” que nos queda tras ver estos precios es que, pese a que también presentaron su nuevo chipset Z390, estos nuevos procesadores podrán ser utilizados en las placas base con el chipset Z370. Habrá que esperar a los test para ver no sólo el rendimiento en general de los procesadores y si merece la pena el cambio teniendo un Intel Core de octava generación, sino también si existen diferencias  al usarse en los chipsets Z370 y Z390.