Microsoft lanzó a finales de semana una nueva actualización cumulativa para Windows 10 (April Update) que deja el Sistema Operativo en la versión 17134.319. Básicamente, como actualización cumulativa que es, está enfocada en corregir los errores o bugs que los usuarios van reportando a través del sistema de feedback.

Problemas con el inicio de sesión

Concretamente uno de los problemas que soluciona y que estaban presentes desde el tercer parche de agosto es el relacionado con el inicio de sesión y que se manifiesta de diferentes formas.

  • Primero de todo, se soluciona el problema que afectaba a los sensores de huellas dactilares que se utilizaban para iniciar sesión en los dispositivos actualizados a la versión 1709 y que después de dicha actualización, no podían hacer log-in.
  • Se soluciona un error que impedía a los usuarios iniciar sesión en aquellos dispositivos que contaban con Windows 10 S después de añadir el PIN a los cuales les aparecía un mensaje diciendo que su PIN ya no estaba disponible por un cambio en la configuración de seguridad del dispositivo.
  • Finalmente, se soluciona un error que evitaba que cerrásemos sesión y que ocurría en portátiles cuando se cerraba la tapa del mismo inmediatamente después de cerrar sesión. Esto provocaba un reinicio forzado en vez del cierre de sesión.

Parece que Microsoft quiere dejar Windows 10 lo más pulido posible antes de la llegada de la gran actualización que hasta hace dos días conocíamos como Redstone 5, la actualización que llegará en octubre de este mismo año.