Las fechas venideras van a ser muy moviditas para Microsoft. Por un lado, está el evento del próximo 2 de octubre, en el cual se presentarán nuevos dispositivos Surface y quizás alguna sorpresa más. Por otro, está el hecho de que ese mismo mes es el elegido para lanzar la siguiente actualización grande de Windows, Redstone 5. Y vendrá con purga.

Brad Sams trae la nueva

El observador de Microsoft, Brad Sams, afirma que el equipo de Windows pasará por una reorganización después de la actualización de Windows 10 de octubre. Las palabras de Sams en unas declaraciones dejan clara su postura:

“Llevo escuchando a una fuente bastante confiable últimamente sobre una reorganización del equipo Windows después de Redstone 5.  Esta podría ser la oportunidad en la que Terry Myerson vaya menguando su participación poco a poco. Y gente cambiando de departamento, a Azure, a Office, etc. No intento decir que vaya a haber despidos, pero sí un cambio grande y mucho movimiento de gente interna”.

Resultado de imagen de Windows 10

Prestando atención a estas afirmaciones, no queda claro cuánto hay de cierto y cuánto es especulación. Es posible que los tiros vayan más bien a mejorar aspectos que revisten potencial en el futuro inmediato: estamos hablando de la nube, la inteligencia artifical, el aprendizaje automático u Office 365. Además, deja claro que el papel de Windows está cambiando mucho dentro de Microsoft.

Reconstruir el departamento que se encarga de Windows no es moco de pavo. Los cambios que esta columna vertebral de la empresa va a sufrir suponen distintas formas de hacer negocios y de afrontar el futuro por parte de Microsoft.