Aunque estamos acostumbrados a los vaivenes diarios de las bolsas mundiales, el mayor escalabro financiero lo ha sufrido esta semana pasada la gigantesca Facebook. Tras unas semanas con la lupa puesta por los analistas a la espera de conocer sus resultados como buitres sobrevolando un animal moribundo, Facebook cayó un 19% en el Nasdaq neoyorquino.

Y es que no es para menos. Facebook ha navegado en aguas turbulentas estos últimos meses tras conocerse el escándalo de Cambridge Analytica. Que incluso llevó a su fundador y CEO Mark Zuckerberg a sentarse delante del congreso de los Estados Unidos de América. Situación de la que intentó salir airoso pero ni lo consiguió ni convenció.

Mark Zuckerberg en una conferencia

El pasado miércoles Facebook presentó los resultados trimestrales y estos fueron peores de lo ya previsto. Cerró el segundo trimestre del año con un beneficio neto de, agárrense, 13.230 millones de euros, correspondientes a un 42% más que el año pasado pero que se quedaron algo por debajo de los 13.360 millones esperados.

Sobre el papel parece no ser demasiado dramático pero lo verdaderamente preocupante ha sido el crecimiento del 1.5% de usuarios. El más bajo de su historia y que según los analistas tienen que ver con la negativa percepción de la empresa tras destaparse la filtración de datos a Cambridge Analytica.

El nuevo episodio ruso del caso Cambridge Analytica

Lejos de marcharse y dar el tema por enterrado, parece que aun queda mucha gasolina por quemar. Un análisis llevado a cabo por la autoridad de protección de datos de Reino Unido (Comissioner’s Office) ha logrado probar el acceso a los datos de millones de usuarios desde Rusia.

El profesor Aleksandr Kogan, además de ser un trabajador de Cambridge Analytica, era profesor en la Universidad de San Petesburgo. El bueno de Kogan no tardó en echar balones fuera desvinculándose de cualquier acceso al mismo tiempo que reconoció que alguien pudo acceder a ellos. Sin su conocimiento y mucho menos sin su consentimiento.

El análisis llevado por la autoridad competente no puede demostrar que alguna institución gubernamental rusa haya estado detrás de ese acceso o haya tenido después esos datos en su poder. Tan solo que alguien ha accedido a los datos de Cambridge Analytica desde suelo ruso. Sin duda, un episodio más de este entramado complejo del que, seguramente, nunca conoceremos la verdad.

La mayor caída de la historia en la Bolsa

El efecto en las acciones no se hizo esperar, Facebook cayó un 19% en la bolsa y batía cualquier récord pretérito. No en porcentaje pero sí en pérdida neta de capitalización bursátil. La gigante pasó de 630.000 millones de dólares de capitalización a 510.000 millones. Es decir, Facebook se dejó la friolera de 120.000 millones de dólares en unos minutos.

En cifras, la compañía se dejó en bolsa más de las ganancias anuales de otra gigante como Alphabet (matriz de Google) que reportó 110.800 millones de dólares. Estas pérdidas superan también la capitalización bursátil de cualquier compañía del Ibex 35 español.

Por el momento las acciones siguen más o menos planas y han pasado unos cuantos días para que los inversores digieran el duro golpe a la F blanca sobre fondo azul. Otro de los “damnificados” ha sido el propio Mark Zuckerberg que perdió la nada desdeñable cifra de 15.900 millones el pasado miércoles que será recordado como un día negro en la compañía durante muchos años.