Microsoft lanzó el 7 de noviembre la consola más potente del mercado, la Xbox One X. Con esta consola se puede disfrutar de calidad 4K a 60 fps si el juego lo permite, haciendo las delicias de los usuarios. Esto tiene un precio, y es por ello que Microsoft anunció un año antes la Xbox One S, una consola menos potente, pero también más barata.

Junto a la One X, se anunció que los usuarios con pantalla 1080p también se verían beneficiados de esta nueva consola gracias al renderizado 4K, y su reescalado hacia abajo, es decir, supersampling. Lo que también se dijo, es que aquello monitores que tuviesen una resolución 1440p (2K), podrían reproducir el juego a esta calidad, aunque no llegaría de saida.

Xbox One X y Xbox One S recibirán 1440p

Por un tweet de un miembro del equipo de software de Xbox, sabemos que dentro de muy poco los usuarios de insider recibirán novedades en cuanto a esto. Lo más sorprendente es que no solo mencionan a esta gran consola, si no que también nombran a la más pequeña Xbox One S.

Lo más probable es que la Xbox One X sea capaz de reproducir todo el contenido a 2K, mientras que la Xbox One S, al igual que ocurre con el 4K, únicamente pueda hacerlo con la reproducción de vídeo, conformandose con FHD para los videojuegos. además, por un tweet del jefe del equipo de insider de Xbox, será en los próximos días cuando se vea esto.

Esto es una buena noticia para todos los usuarios con un monitor de esta resolución, que ya no tendrán que ver como una consola tan potente como es la Xbox One X únicamente podía emitir a 1080p en sus monitores, perdiendo parte de la calidad que ofrece un producto con ese precio. ¿Qué os parece este anuncio?