Que Microsoft tiene problemas para levantar la cuota de Windows Phone no es un secreto. Pocos smartphones con el sistema operativo, la reticencia de los usuarios para actualizar sus dispositivos y la espera para actualizar a Windows 10 Mobile están provocando que la cuota de ventas no crezca como debería. De hecho, el último informe de Gartner es desalentador en cuanto a la situación de la plataforma.

Según el informe, durante los últimos tres meses del pasado año se vendieron más de 4 millones de dispositivos con Windows Phone 8.1 y Windows 10 Mobile, lo que representa un 1,1% de las ventas totales de smartphones a nivel global. Mientras tanto, iOS y Android siguen canibalizando las ventas, con un 17,7% y un 80,7% respectivamente, es decir, más de 400 millones de smartphones.

La mala noticia no es haber vendido menos smartphones con Windows que las plataformas de Google y Apple, sino haber vendido menos que año anterior. En el mismo periodo de tiempo de 2014, Microsoft y sus partners vendieron más de 10 millones de dispositivos con Windows Phone, representando el 2,8% de cuota mundial mientras que iOS y Android apenas han notado el descenso.

Microsoft necesita la ayuda de los partners para remontar la cuota de su sistema operativo móvil y, ahora, en el Mobile World Congress de Barcelona veremos si la apuesta de los de Redmond por una plataforma universal y el uso de Continuum ha calado entre los distintos fabricantes. De lo que no hay duda es de que 2016 será un año vital para Microsoft en cuanto a su apuesta por la movilidad.

Relacionado:  Los dos últimos vídeos de Microsoft Edge continúan la guerra contra Google Chrome