Microsoft está teniendo que hacer importantes ajustes de personal en su división móvil. La compra de Nokia le dejó miles de empleados, pertenecientes a una plantilla ya de por sí sobredimensionada, que se añadieron a los más de 100.000 trabajadores con las que contaba la empresa estadounidense, lo que creó duplicidades y dificultades para integrar a los nuevos trabajadores en la empresa matriz.

Según ZDNet, los de Redmond se disponen a realizar nuevos despidos en Microsoft Mobile Oy, es decir, la filial finlandesa de Microsoft creada tras la compra de la división de dispositivos móviles de Nokia. Los despidos serían escasos en comparación a las últimas reestructuraciones que vimos, tratándose de decenas de empleados en el departamento de marketing.

El pasado mes de julio conocimos que Microsoft prescindiría de 7.800 trabajadores en toda la empresa, de los cuales 2.300 deberían abandonar Microsoft Mobile Oy. Sin embargo, estos despidos no se encontraban contemplados en el plan de reestructuración organizado por la empresa de Satya Nadella. En palabras de un portavoz de Microsoft:

Las reducciones de puestos de trabajo se realizaron en numerosos países y áreas de trabajo para adaptarnos a las necesidades de negocio. Estamos realizando este proceso de la forma más considerada posible con un gran respecto por las personas afectadas.

Microsoft está ajustando especialmente su división de dispositivos móviles, con una nueva planificación sobre el lanzamiento de terminales que reducirá el número de éstos para dar paso a los partners. El objetivo de los de Redmond es lograr que Windows 10 Mobile adquiera un modelo similar al utilizado en Windows 10 en ordenadores y tablets, donde Microsoft muestra el camino a seguir con la gama Surface y los partners lo imitan generando competencia.

Relacionado:  Nokia recupera sus teléfonos y los licencia a HMD Global