WhatsApp es el servicio de mensajería instantánea móvil más usado a lo largo del mundo. La aplicación vio la luz en enero de 2010 cogiendo la batuta del vacío dejado por Windows Live Messenger y estableciéndose como referencia entre los servicios de mensajería para smartphones, lo que propició su compra por parte de Facebook al precio de 19 mil millones de dólares.

El modelo de financiación de WhatsApp se basaba en unos pagos anuales de una simbólica cifra de 79 céntimos, o 99 centavos. Además, los usuarios más veteranos en el servicio disfrutaban de bonificaciones mediante las cuales la suscripción al servicio se renovaba automáticamente sin necesidad de pagar. En otros casos se acaba la suscripción y apenas unos días después se renovaba de forma automática.

Según The Verge, el paradigma de financiación del servicio va a cambiar radicalmente. Desaparecen los pagos por suscripción para los usuarios doméstico, la aplicación será totalmente gratuita para siempre. Los de Menlo Park han descubierto una forma de beneficios basada en las empresas, a las cuales ofrecerán la aplicación como forma de comunicación con sus clientes.

Probaremos herramientas que os permitan usar WhatsApp para comunicarse con empresas y otras organizaciones en las que estéis interesados.

No solo la nueva forma de tratar con las empresas ha influido en el cambio de rumbo de WhatsApp. Cerca de mil millones de usuarios usan su red de mensajería cada día, llegando a público de todas las edades, muchos de los cuales no pueden acceder a pagar con tarjeta o aquellos escépticos sobre las compras por Internet.

Muchos usuarios de WhtsApp no tienen una tarjeta de débito o crédito y están preocupados de perder su forma de comunicación con amigos y familiares después del primer año. Así que en las próximas semanas, eliminaremos los pagos de las diferentes versiones de nuestra aplicación y WhatsApp ya no cobrará por su servicio.

Relacionado:  Llega la primera app para Xbox One que nos permite cambiar el fondo de pantalla