Cuando hablamos de portátiles gaming, uno de los mayores problemas que le encuentran aquellos que quieren un equipo con el que jugar es que la pantalla no es todo lo grande que les gustaría. Pensando en ellos, durante el pasado IFA de Berlín, Acer presentaba el Predator 21X con pantalla curva de 21 pulgadas, aunque Razer ha demostrado durante el CES 2017 que es posible encontrar mejores soluciones.

La empresa con sede en Irvine ha presentado un prototipo de lo que ellos llaman “Project Valerie”, un ordenador portátil que llega equipado con tres pantallas de 17,3 pulgadas cada una. De esta forma, nos prometen una experiencia de juego inmersiva con una resolución 12K, que con estas tres pantallas se traduce en 11152 x 2160. Ambas pantallas se despliegan desde una pantalla central y se ajustan con unas bisagras.

Desde la compañía explican que el equipo contaría con una tarjeta gráfica NVIDIA GTX 1080, teclado con switches mecánicos y retroiluminación Chroma, muy similar a su equipo de 17 pulgadas Razer Blade Pro. Cada una de las pantallas tiene una resolución 4K y cuentan con NVIDIA G-SYNC y la tecnología NVIDIA Surround View de 180 grados.

Nos encontramos ante un prototipo con el que están trabajando, en el que los principales inconvenientes son el grosor y el peso del equipo, con un espesor de 3,93 centímetros y un peso de 5,44 Kg. En cuanto a precio, posiblemente superaría al mejor ordenador que encontramos en la gama Blade Pro con sus 4.500 dólares.